“La cejilla te permite tener duende en los once tonos” (guitarrista flamenco anónimo del S.XX)

viernes, 6 de octubre de 2017

Amor alienígena

Cada alienígena contiene en sí mismo el equivalente de los dos sexos terrestres, aunque no funcionan exactamente igual.
Digamos que sí hay dos géneros diferenciados: los sujetos se atraen entre géneros iguales o diferentes, pudiendo hablar de heteroaliens y homoaliens; aunque, a su vez, todos serían bialiens.
Para los estudiosos Maldert y Skalih (1987) no hablaríamos de órganos genitales para la reproducción, sino de “órganos éticos”, ya que en sus relaciones unos exhiben rectitud y otros saber estar.


Rectitud= vagina
Saber estar= pene


Para llamar la atención de sus congéneres, perpetran tácticas berborreicas, con sagaces proposiciones que exigen la toma de posición ante una disquisición de ambivalente resolución.
Su lívido sube a la par que el uso de esdrújulas y tiempos verbales subjuntivos, así como la utilización de pausas prosódicas, enardeciendo aún más al cortejado.

Hay una frase que finaliza la coadyuvación advirtiendo al casanova en cuestión que se avecina la cópula. A continuación, reproducimos los enunciados que provocan una cascada de adrenalina y sexualina en las mentes alienígenas:

-          Muchas gracias.
-          No se merecen.

Tras esta elegante contestación, se puede proceder al encuentro sexual, que tiene lugar en los aposentos de los progenitores. Para esta ocasión es invitada a la familia en pleno, que a su vez puede sustituir alegremente a cualquiera de los dos participantes en la cópula si lo desean, algo que sucede el 100% de las veces.

El resultado final será un nuevo alienígena que nacerá en P.A.R.I.S. (con sus siglas en koe97834lk : Paritorio Alienígena con Resultados Inmensamente Satisfactorios).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para estar al día de nuestras publicaciones y nuestros eventos: